El intercambio de criptomonedas chileno, Badu.com, ha negado las acusaciones de que transfirió de manera fraudulenta fondos de clientes sin autorización. Las denuncias de fraude están siendo reportadas por el banco Itaú y ambas partes deben comparecer ante el Tribunal de Defensa de la Libre Competencia (TDLC) del país, que debe pronunciarse sobre el caso.

El Banco Itaú, que inicialmente informó la denuncia en febrero, reiteró su posición el 2 de septiembre de que Badu está cometiendo fraude al no cumplir con las regulaciones.

Según un informe de Criptonoticias , el banco también acusa a Badu de falsificación y uso de un perfil falso para facilitar el fraude.

Durante los últimos días de febrero de 2020, utilizando datos bancarios falsificados, una cuenta de correo electrónico falsa y una cédula de identidad con copia digital, Badu logró transferir $ 26,000 (20 millones de pesos) de la cuenta corriente de un cliente a Buda.com. Se había creado un perfil de usuario a nombre de esta persona (víctima) y este se utilizó para adquirir ilegalmente criptomonedas.

El informe agrega que al detectar un presunto fraude, el cliente presuntamente presentó una queja formal con el “Ministerio Público” mientras que el banco reavivó la disputa de larga data con el intercambio al informar que Badu.com no tiene sistemas de cumplimiento efectivos.

En respuesta, un funcionario de la bolsa lamentó el robo de identidad pero se mostró sorprendido por las acusaciones del banco Itaú.

Según el vocero de la bolsa, Diego Vera, “se desconocen las razones por las que acusan (a Badu) de promover estafas ya que el robo de las credenciales fue de la cuenta bancaria del cliente con Itaú, no de nuestra plataforma”.

Vera además argumenta que no fue culpa de Badu que los responsables del crimen decidieran comprar criptomonedas en su plataforma. Haciendo hincapié en la falta de fundamento de las acusaciones, el vocero da un “caso hipotético en el que un ladrón roba un banco y con el dinero decide ir a comprar un televisor”.

Vera pregunta retóricamente: “¿Es culpa del que vende el televisor o la falta de seguridad bancaria?”

Con respecto a las acusaciones de que la plataforma de intercambio no se adhiere por completo a los requisitos reglamentarios, Vera lo descarta al explicar que los clientes “usan claves dinámicas cuando acceden a la plataforma”. Además, “los procesos de Conozca a su cliente (KYC) se llevan a cabo antes de que se creen las cuentas, mientras que también se habilita el uso de un correo electrónico para prohibir el inicio de sesión desde direcciones IP no registradas”.

Mientras tanto, este caso marca la segunda vez que se le pide al TDLC que resuelva la disputa que involucra a Badu e Itau. En abril de 2018, Badu y otro intercambio, CryptoMKT se quejaron ante TDLC después de que Itaú cerró las cuentas corrientes de la pareja.

Diez meses después, el TDLC falló a favor de los intercambios.

¿Qué opinas de este regateo entre el banco y el cambio? Comparta sus pensamientos en la sección de comentarios a continuación.